La culpabilidad del hombre

Febrero 27, 2005

He vivido muy preocupado por aquellas personas que no han conocido a Cristo; pero el Señor a puesto en mi corazón preocupación por aquellos que lo conocen.

Romanos 1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 22 Profesando ser sabios, se hicieron necios, 23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

Este versículo habla de personas que si han conocido a Dios, habla de personas que usted y yo conocemos y que se congregan en nuestra iglesia y en las demás iglesias de todo el mundo, de personas que podemos tener sentadas al lado nuestro y que ojalá no sea así, nosotros mismos. Gente con años en la iglesia se ahogan en sus propios razonamientos, tratan con uno o dos versículos justificarse o formar toda una doctrina. Llevan hasta la saciedad el “que tiene de malo” y “si todo el mundo lo hace” y mas aun apoyándose en una mala interpretación bíblica sacan su propio provecho.
Pero esta cena para “el yo” tiene un precio, Dios da luz verde a los deseos desordenados de su corazón para recibir la retribución de acuerdo a su error.

Romanos 1:24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, 25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén. 26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

¿Sabe  la respuesta a la pregunta de hoy?; ¿seré uno de ellos? Romanos nos da la contestación en el capitulo1.

28: Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

Tiene usted en cuenta a Dios para todas sus actividades diarias o se guía usted por sus emociones.
29: Estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

Injusticia: Levítico 19:15 No harás injusticia en el juicio, ni favoreciendo al pobre ni complaciendo al grande; con justicia juzgarás a tu prójimo.
Fornicación: 1 Corintios 6:13 Los alimentos son para el vientre, y el vientre para los alimentos; pero tanto al uno como a los otros destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor y el Señor para el cuerpo.
Perversidad: Proverbios 6:12 El hombre malo, el hombre depravado, Es el que anda en perversidad de boca; que guiña los ojos, que habla con los pies, Que hace señas con los dedos. 14    Perversidades hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; Siembra las discordias.

Avaricia: 1 Timoteo 6:6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento; 7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
Maldad: Santiago 4:16 Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala; 17 y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.
Envidia: Génesis 30:1 Viendo Raquel que no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana, y decía a Jacob: Dame hijos, o si no, me muero.
Homicidios: 1 Juan 3:15 Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.
Contiendas: Proverbios 30:33 Ciertamente el que bate la leche sacará mantequilla, Y el que recio se suena las narices sacará sangre; Y el que provoca la ira causará contienda.
Engaños: proverbios 26:24 El que odia disimula con sus labios; Mas en su interior maquina engaño.
Malignidades: 1Juan 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.

No es necesario acumular todas las características anteriores, con solo una estaremos desconociendo a Dios; y como si fuera poco, aquí no para, continua.

Murmuradores, Detractores, Inventores de males, Necios, Desleales: Números 14:36 Y los varones que Moisés envió a reconocer la tierra, y que al volver habían hecho murmurar contra él a toda la congregación, desacreditando aquel país, 37 aquellos varones que habían hablado mal de la tierra, murieron de plaga delante de Jehová.
Aborrecedores de Dios: Hebreos 3:12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo;
Injuriosos: afrenta, agravio, ofensa.
Soberbios: altivez, arrogancia. Santiago 4:6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
Desobedientes a los padres: Levítico 20:9 “A cualquiera que maldiga a su padre o a su madre, se le condenará a muerte. Ha maldecido a su padre o a su madre, y será el responsable de su propia muerte.

Sin afecto natural, Implacables, sin misericordia: Óseas 6:5 Porque misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos.

En tiempos pasados las personas ajenas a la casa y familia hacían maldades y eran los propiciadores del pecado, hoy en día los propios padres violan sus hijas, las madres matan a sus hijos y los hijos a los padres, nuestros aparentes amigos (aquel que moja el pan conmigo) son los que nos traicionan. ¿Hay lealtad con nuestros jefes y/o subordinados? La fidelidad y la palabra de compromiso (que tu sí sea sí y tu no sea no) es algo que esta mandado a recoger según los cánones modernos.

32: Quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.
 
Si entendieron el juicio es por que conocieron de la palabra, por lo tanto exhorto a todo hermano que lea u oiga esta predica a que no se reúna con otro(s) hermanos a juzgar los ministerios de la iglesia, a criticar y dividir, en el trabajo o la familia, por el contrario tenga misericordia y pida a Dios sabiduría para pedir dirección por aquellos que Dios puso en eminencia cuidando con esmero su familia y su “propio ojo”. Sirva en sus labores como sirviéndole a Dios y considere a cada uno como superior a si mismo. Sujétese a la autoridad secular y espiritual y cada paso pregúntese si Cristo lo haría así. Proporcione respeto y honor y tenga en cuenta a Dios en todo momento de su vida.

Señor llénanos de misericordia y de gracia, quita toda raíz de amargura, danos de tu Espíritu  para perdonar y seamos perdonados como nosotros lo hacemos.
 


Pastor
Pedro Cárdenas.



 

.